Para sentirse orgullosos…

HISTORIA

Milena ha tenido una vida difícil. Llegó hace 4 años a la Villa Jorge Yarur Banna presentando graves problemas conductuales producto de las experiencias de abandono y violencia que había sufrido. Hoy está recuperando su infancia, sonríe, va al colegio y juega fútbol.

Milena tiene 11 años. Nació en la cárcel de Puente Alto y nunca tuvo apego afectivo con su mamá. Fue criada por su abuela hasta que falleció cuando ella tenía 5 años, quedando al cuidado de su madre, quien tenía graves problemas de alcohol y drogas.

Bajo el cuidado de su mamá, Milena fue víctima de violencia intrafamiliar, pasando largas horas en la calle. La situación se agravó y Milena ingresó a la residencia, siendo separada de su familia. Desde que llegó a la CCM hace 4 años, su mamá la ha visitado solo en 3 ocasiones.

Producto del abandono y el maltrato, Milena presenta baja autoestima, desconfianza y sentimientos profundos de abandono, tristeza e ira, teniendo episodios muy agresivos.

Gracias al trabajo de psicólogos, psiquiatras, terapeutas ocupacionales, médicos,  profesores y todos los que trabajan en la residencia, hoy Milena asiste motivada a sus sesiones de terapia de salud mental, está asistiendo de manera regular a clases y llega muy contenta y orgullosa cada vez que obtiene una buena nota. Además, ingresó a un taller de fútbol en el colegio y ya jugó su primer partido amistoso.

43,4% de las niñas y adolescentes de la residencia han sido víctimas de negligencia parental (falta de cuidado, afecto y protección).

Para sentirse orgullosos…